Buscar en la web

Lunes, 19 Mayo 2014 00:00

Carta para preparar a familiares y amigos al parto

Escrito por 
Valora este artículo
(13 votos)

Querido (papá, mamá, hermano, hermana, primo, prima, amiga, amigo....):

Ya sabes que estoy embarazada, me encanta compartir estos momentos contigo y la llegada de mi peque será muy esperada, es una personita muy especial que viene a conocernos. 

Para mí es una experiencia única, aunque haya tenido otros hijos o tenga más en el futuro la llegada de este es irrepetible, sólo podré vivirlo una vez y quiero que sea especial y maravilloso. 

Cuando llegue el momento llevará 9 meses (espero) dentro de mí, durante esos 9 meses nunca ha sido despegado de mí, sólo me ha sentido a mí, sólo me huele a mí, su sonido favorito es el latido de mi corazón y el resto de sonidos los oye en la distancia y con un nivel muy bajo, ha podido alimentarse cuando él/ella quería y cuanto él/ella quería, sus ojos no habrán visto nada hasta que nazca y por lo tanto todo será nuevo para él/ella.

En ese momento, cuando salga de mí, encontrará un mundo nuevo, lleno de ruidos, sonidos, luces, olores, personas, objetos… todo será extraño, nada será reconocible excepto yo.

Cuando eso ocurra quiero presentarle el mundo poco a poco, de forma paulatina, cuando ya lo tenga acurrucado en mi pecho y se haya recuperado del parto quiero que conozca a su padre, que lo escuche, que lo huela, que sienta sus manos, sus brazos, su pecho, que note que junto conmigo somos las personas más importantes en su vida. Este proceso puede durar unas horitas, respetaremos siempre sus ritmos.

En el hospital conocerá al servicio médico de turno, y todos los componentes del mismo y ya será algo muy grande para sus primeros días de vida, por lo que me gustaría que pueda acostumbrarse poco a poco al resto de cambios.

Me gustaría darle el pecho, a demanda, sé que los primeros días serán una prueba de fuego, no sé cómo me sentiré yo, como se sentirá él/ella, me gustaría contar con la intimidad de nosotros tres para ese momento, poder establecer la lactancia sin presiones, sin miradas, sin comentarios. Sólo nosotros tres.

Cuando lleguemos a casa le enseñaré habitación por habitación, nuestra cama, la cocina, el baño, será otro cambio más para él/ella, nuevos ruidos, nuevos olores, nuevos muebles, escuchará a los vecinos, los coches pasar, los niños que juegan delante de casa, el gallo mañanero… vuelve a ser todo nuevo para mi pequeñ@. Volvemos a empezar a adaptarnos.

Durante todo este proceso te mantendré informad@, cada cierto tiempo te mandaré un mensaje, te mandaré fotos o te llamaré por teléfono cuando encuentre un momento tranquilo, pensaré en ti, en las ganas que tienes de conocer a esta personita que viene a alegrarnos la vida, seguro que él/ella también quiere conocerte, pero primero debe estar familiarizado con su entorno diario. Y por supuesto, si te necesito acudiré a ti, y te agradeceré muchísimo que estés a mi lado, que respetes mis necesidades en ese momento y que me ayudes a conseguir lo que me quiero proponer.

Una vez estemos todos en armonía te pediré que vengas a vernos, que conozcas a mi pizquito, ese día será especial, poco a poco también se adaptará a ti y te conocerá, para ello te pido que cuando vengas lo hagas con calma, que no subas mucho el volumen de voz, que respetes el momento en el que está dormido o comiendo y cuando este despiert@ podrás coger, hablar, sentir, oler y apachurrar un poquito (no te pases xD). Lamentablemente no podré atenderte como mereces, hacerte el café o invitarte a un bizcocho casero… seguramente estaré cansada, las noches y los días con un bebé recién nacido son interrumpidos cada pocas horas y hay que atenderle. Por lo que, además, necesitaré tu ayuda: Si me traes una comida, me pones una lavadora, me limpias los pisos o te llevas al herman@ mayor al parque unas horitas me ayudarás a descansar y yo estaré eternamente agradecida.

Los bebés necesitan el contacto continuo, puesto que han estado 9 meses en el jacuzzi personal de mamá y salen expuestos a todo tipo de inclemencias, por lo que donde mejor estará será en mi pecho, alimentándose, quitándose la sed, resguardándose, relajándose, durmiéndose, y un millón de cosas más… así que por favor evita los comentarios en los que conlleve acostarl@ en la cuna/cama. Si llora le ofreceré el pecho cuantas veces necesite y esto puede ser que no lo suelte en horas, seguramente haciéndolo así no necesite ningún biberón de refuerzo. Si ves que llora y no me percato, te pido que me lo recuerdes, a veces con el cansancio una se nubla...

Gracias por leer esta carta que escribo desde el más profundo amor y respeto hacia ti, espero que la hayas recibido de la forma más cordial y cariñosa posible y que comprendas como me siento.

Un abrazo

Mamárana.

¡Que tierno! le informa del uso de cookies que permiten ofrecer un correcto funcionamiento del sitio. Para mas informacion visite Politica de privacidad.

  Acepto las cookies de este sitio web.
EU Cookie Directive Module Information